jueves, 30 de octubre de 2014

Digestión alimentaria

Se llama así al conjunto de fenómenos  que permiten la utilización de los alimentos por parte del organismo. Los procesos digestivos fundamentales consisten en la  escisión de las sustancias que componen los alimentos indigeridos en compuestos más sencillos que puedan ser absorbidos por el tubo digestivo y participen así en el metabolismo de los diversos órganos.




Tales procesos físico-químicos se efectúan con el concurso de una serie de enzimas, que entran en la composición de distintos jugos digestivos secretados por diversas  partes del tubo digestivo: saliva, jugo gástrico, pancreático, bilis y jugo intestinal.

La masticación es la primera operación digestiva: se encarga de triturar la comida, preparándola para que actúen sobre ella las distintas secreciones digestivas, la primera de las cuales es la saliva que inicia su acción mientras los alimentos permanecen todavía en la boca. La saliva disuelve algunas sustancias alimenticias y comienza actuar sobre el almidón y el glucógeno que, gracias a la acción de la ptialina-enzima de la saliva – (la cual actúa en el medio básico) se descompone en moléculas de maltosa. Una vez en el estómago,  las sustancias ingeridas, se encuentran en un ambiente ácido, permitiendo que la pepsina del jugo gástrico ataque las proteínas transformándolas en peptonas. La masa fluida y acida (quimo)a que ha quedado reducido al alimento, por la acción de la secreción gástrica se entremezcla gracias a los movimientos estomacales y se dirige hacia el duodeno; generalmente la digestión gástrica finaliza a las tres horas de haber comido.

En el duodeno, en un medio alcalino, el quimo sufre la acción de la bilis y del jugo pancreático, la primera favorece la absorción de las grasas y excita la movilidad intestinal; el jugo pancreático ataca las proteínas, azucares y lípidos  por medio de sus enzimas particularmente. Las proteínas y las peptonas se escinden en aminoácidos y polipéptidos por influjo de la tripsina pancreática; mientras los azucares son convertidos en moléculas de maltosa a través de una diastasa, al mismo tiempo que la lipasa del páncreas separa la glicerina y los ácidos grasos de los triglicéridos.

Al entrar la materia alimenticia en el intestino delgado, sufre una acción digestiva posterior por parte de los jugos entéricos, cuyos principales componentes son:
 Una maltasa que escinde la maltosa en glucosa:
Una invertasa  que divide la sacarosa en glucosa y fructosa:
Una lactasa que hidroliza la lactosa en galactosa y glucosa:

La erepsina, conjunto enzimático que completa la digestión de las proteínas.


Fuente: tratado de medicina biológica 
Si deseas más información acerca de este libro visita  http://www.juesar.com/



jueves, 23 de octubre de 2014

El equilibrio perfecto a través de la selección de los alimento


La madre naturaleza  divide los alimentos en siete grupos teniendo en cuenta cada sistema del cuerpo y la energía que posee cada alimento; cuando se conoce y se realiza esta práctica en forma constante se llega a la “alimentación balanceada y correcta” y se logra la estabilidad del organismo.

1. Alimentos con energía roja

Dentro de este grupo se ubican las proteínas vegetales, todos  los germinados, la panela liquida y la miel de abejas. Son estimulantes revitalizantes.

Para describir algunos de ellos son: 

fresa, tomate de cocina, frijol, garbanzo, lenteja, arveja, macadamia, albaricoque, guanábana, granadilla, pistacho, pera, ñame, uva, guayaba, cereza, centeno, aguacate, calabaza, remolacha, nuez y plátano.

Los órganos que fortalecen estos alimentos son: 

el corazón, las arterias, venas, bazo, médula ósea roja, recto, vagina y pene.

2. Alimentos con energía verde

Se encuentran todos los vegetales como los berros, acelgas, espinacas, pepino, lechuga, albahaca, hierbabuena, cebolla larga, brócoli.

Ellos equilibran el cuerpo y sirven de tónico.

Estos alimentos están destinados a fortalecer el oído, cuello, riñones, glándulas, suprarrenales, corteza cerebral, próstata y vejiga.

3. alimentos con energía amarilla

Esta línea esta presentada por las legumbres como el garbanzo, arveja, aceitunas, la soya, el maíz. Son estimulantes y revitalizantes.

Los órganos que fortalecen a través de estos alimentos son el tubo digestivo, matriz, hígado y vesícula biliar.




4. alimentos con  energía blanca

Se ubican en ella todos los cereales: trigo, arroz integral, cebada, ajonjolí, linaza, germen de trigo, avena, quinua, amaranto y malta.
La tráquea, bronquios, pulmones, timo, apéndice, páncreas y huesos son fortalecidos en la ingesta de estos alimentos.

5. alimentos con energía violeta

En este grupo  se clasifican el maní, las nueces, almendras, miel y coco.
Son tranquilizantes y refrescantes.

Los órganos que vamos a fortalecer a través de estos alimentos son la glándula pineal, la hipófisis, el sistema nervioso y las moléculas de ADN.

6. alimentos con energía naranja

Todos los alimentos neutros conforman esta línea de energía: la zanahoria, remolacha, champiñones, yuca papa etc. Son estimulantes y revitalizantes.

Las moléculas de ARN, la mucosa de los órganos y la adenohipofisis  se estimulan con la indigesta de estos alimentos.

7. alimentos con energía azul

En este último grupo se encuentra las frutas como el banano, naranja, chirimoya, manzana, papaya, anón, guayaba, kiwis, mandarina. Son tranquilizantes y refrescantes.
Estos alimentos están dados para fortalecer la tiroides, los ojos, el nervio óptico y el píloro.


Fuente: manantial de la eterna juventud 
Si deseas más información acerca de este libro visita  http://www.juesar.com/







miércoles, 15 de octubre de 2014

Hábitos alimenticios para gestantes y lactantes

La gestión es una etapa donde se está dando origen a otra vida de las experiencias más maravillosas del ser humano; es el periodo único en el ciclo de la vida en que el bienestar de un individuo, en este caso él bebe, depende  directamente de otro, la madre.

Es por tanto necesario  que la vida de la señora gestante sea agradable, suministrarle lo mejor; que exista tranquilidad para esa nueva criatura que llega al mundo.

La alimentación también debe ser diferente, porque la madre vive una condición fisiológica en la que están implicados factores genéticos, biológicos, psicológicos, sociales y espirituales  y dentro de estos factores  <<la alimentación correcta>>, juega un papel muy importante.

Se debe aprovechar ese momento en que la madre se siente muy motivada a mejorar sus hábitos de vida por el bien de su bebe y este momento es una excelente oportunidad para los  cambios de hábitos alimenticios para ella y tosa su familia, constituyéndose en un pilar fundamental en el desarrollo y progreso de los suyos.

Las gestantes y todas las personas no deben consumir esa sal tratada, la sal que se debe consumir es la sal marina pero mínima, consumir más crudo que cocido, porque primero que todo se estimula  los riñones, ayuda a la circulación, ayuda a que la gestación sea buena pero también hace que la parte psicológica del niño que va a nacer sea diferente; no es lo mismo una psiquis saturada de cadáver , de aceites, de
carbohidratos, de películas violentas, de cosas que para nada son positivas, que la psiquis de un niño donde la madre se nutrió muy bien, que hizo hincapié en lo crudo, que escucho la música clásica, que vio programas de televisión no violentos y que se leyó los mejores libros .



Toda mujer embarazada debe consumir las vitaminas B1 y B2 porque favorece todo lo que es la asimilación de los alimentos, la salud de las mucosas y las paredes intestinales, lo encontramos en frutos secos, almendras, nueces, maní, se debe consumir mínimo 3 miligramos diarios de B2 e igualmente se puede consumir el ácido fólico, nutriente que evita la espina bífida del bebe en gestación, deben consumir el calcio con el fósforo y la vitamina D.

 Durante esta etapa no consumir la vitamina A, ni la vitamina E.

Consumir la arcilla para evitar esas inflamaciones de colon que se vuelven más fuertes en esta etapa      


Fuente: El niño y su alimentación 
Si deseas más información acerca de este libro visita  http://www.juesar.com/

miércoles, 8 de octubre de 2014

Sistema  circulatorio



El corazón… la maravillosa  más grande de la creación


Remontándonos a la historia podemos recordar que Aristóteles consideraba que las venas serian únicamente para el transporte del aire. En 1569 el médico italiano cesalpini descubrió la circulación de la sangre en las venas atando fuertemente una vena y viendo  como la sangre se acumulaba por debajo de la ligadura, lo cual probaba que el líquido  volvía al corazón. En 1553 el médico español miguel Servet descubrió la circulación pulmonar observando  el movimiento  de la sangre que va del ventrículo derecho a la articula izquierda, pasando por el pulmón, en 1628 el medico ingles Harvey descubrió la circulación en general por la observación  y el experimento, comprobando las contracciones del corazón y el paso de la sangre de este a las arterias y en 1661 malpighi observo  por primera vez los vasos capilares.


La historia nos enseña la parte anatómica y estructural de ese maravilloso órgano como es el corazón, pero no nos habla de la manera eficaz  de controlar nuestro sistema circulatorio, de mantenerlo sano; la preocupación actual cada día aumenta más cuando se nos informa a través de los medios  de comunicación el índice de mortalidad por mal funcionamiento de la víscera más fuerte y resistente que tiene el cuerpo humano.



Nuestra preocupación aumenta cuando observamos  como las personas no aceptan que el corazón solo empieza a plantear problemas cuando existe una obstrucción parcial o total de algunos de los vasos sanguíneos (coronarios) que lo rodean. Esos propios vasos sufren las persecuciones del <<ensuciamiento>> de los conductos sanguíneos del cuerpo. La sangre va depositando residuos en parte del cuerpo en la que los tejidos apenas muestran resistencia. La arteria de una persona quejada de arteriosclerosis se ve despojada de una capa de sílice y en ella se van acumulando los sedimentos de colesterol 



Fuente: Tratado de medicina biológica 
Si deseas más información acerca de este libro visita  http://www.juesar.com/

miércoles, 1 de octubre de 2014

Remedio casero para las estrías: Sin dudas que uno de los mejores remedios caseros para las estrías será prevenir la aparición de las mismas.

Ingrediente 
½ taza de aceite de oliva virgen
¼ taza de gel de
 aloe vera
6 cápsulas de 
vitamina E                            
4 cápsulas de
 vitamina A



Preparación
Estos ingredientes deben mezclarse en la licuadora, y luego ser guardados en el refrigerador. Debe ser aplicada todos los días sobre la estría para lograr su desaparición, y esto sólo se logrará si se tiene mucha constancia.